Sustituyendo al Pernambuco

La madera de Pernambuco ha sido elegida para hacer los mejores arcos durante los pasados 200 años debido a que combina una gran fuerza, resistencia y resonancia que otras maderas. El Pernambuco crece en la Mata Atlántica en plena selva tropical de Brasil, la cual se ha ido reduciendo progresivamente hasta prácticamente desaparecer. 

De hecho en 2007 la madera de Pernambuco fue incluida en el listado de especies en peligro de extinción. Al disminuir la disponibilidad, los precios han ido subidiendo considerablemente al tiempo que la calidad ha bajado y ya no es la misma que antes. Lo cierto es que actualmente es casi imposible encontrar un buen arco de Pernambuco en la gama media de precios

Perfectos para las cuerdas modernas

Cuando el arco "moderno" se diseñó en Francia hacia el año 1800, las cuerdas utilizadas en los instrumentos de la familia del violín eran casi exclusivamente de tripa. Estas cuerdas tenían una tensión mucho más baja que las actuales hechas de acero y materiales compuestos. 

Tenemos por tanto una discrepancia entre los arcos de madera (relativamente blandos) y las cuerdas modernas, lo cual se traduce en una mayor dificultad para tocar el instrumento. 

Hemos diseñado los arco Müsing con la resistencia justa para funcionar perfectamente con las cuerdas actuales, consiguiendo así una ejecución más sencilla y natural.

Reduciendo el contenido de resina 

Los arcos de carbono más sencillos contienen de hecho más resina epoxy que fibras de carbono. Es bastante sencillo producir estos arcos, pero el problema es que la resina epoxy apaga los armónicos de las frecuencias agudas. Por eso cuando pruebas uno de esos arcos experimentas un sonido pobre y aburrido que desde luego no resulta inspirador en absoluto. Además, pese a tener cierto volumen para el intérprete, esos arcos en realidad no proyectan bien en la sala.

Con el fin de conseguir la misma resonancia que encontramos en los arcos de calidad de Pernambuco, procedimos a reducir la cantidad de resina en la vara. Para llevar a cabo esta la bor fue desarrollar una tecnologíca 3D completamente nueva para el trenzado de la fibra. El resultado es una calidad de resonancia y un sonido rico en armónicos que es idéntico al de los arcos de madera más caros.

Creando el rebote perfecto

El rebote de un arco es el resultado de varios factores: la rigidez de la vara, el peso, el punto de equilibrio y sobre todo la distribución del peso y la resistencia a lo largo del arco. Hemos construido un modelo teórico a partir de nuestra propia experiencia como músicos, muchos cálculos, reflexiones y 

análisis por ordenador de elementos concretos. Te sorprenderá comprobar lo fácil que es controlar el rebote de los arcos Müsing y conseguir un detaché perfecto. 


Viaja por todo el mundo

Placas hechas de marfil, nueces de concha de tortuga o marfil, monturas en hueso de ballena, cuero de piel de lagarto (por nombrar sólo algunos ejemplos) son materiales con los que te enfrentas cada día más a problemas en aduanas al pasar fronteras ya que se trata de materiales protegidos o directamente prohibidos. 

Si bien es verdad estas medidas pueden parecer exageradas ya que el contenido de estos materiales en un arco es escaso,  

lo cierto es que cada día más músicos y orquestas están buscando arcos que puedan llevar en sus viajes internacionales sin problema alguno. 

Los arcos Müsing son los primeros arcos de fibra de carbono que te permiten viajar sin restricciones y sin renunciar al mejor sonido y control. 


El final de la fatiga y el dolor

Si eres uno de los muchos músicos que sufre de cansancio en el brazo, dolor en el pulgar o cualquier otra molestia en la mano derecha, con un arco Müsing disfrutarás de una comodidad y facilidad de ejecución que creías olvidadas. De hecho ese problema crónico podría desaparecer completamente. 

La explicación es que la resonancia fundamental de la vara no es tan baja como en los arcos de madera, y por tanto es mucho menos problemática.


Encontrar el arco adecuado

Es prácticamente imposible fabricar dos arcos de fibra de carbono completamente iguales. Descubrirás que los arcos Müsing no sólo varían en aspecto y peso entre sí, sino también en lo referente a la ejecución y el sonido. En el caso de que no estés totalmente satisfecho con un cierto tipo de arco Müsing, sencillamente deberías probar otro del mismo tipo.

Clasificamos nuestros arcos según su calidad de resonancia, la cual varía bastante de arco a arco. Nuestro modelo C2, el más asequible de la gama, ofrece un sonido que es más potente y rico que cualquier otro arco de fibra (a excepción de los otros modelos de Müsing y los superiores arcos Arcus).

Nuestro arco C3 se toca de maravilla, exhibiendo una respuesta inmediata, una articulación viva y un control perfecto. El sonido de nuestro arco profesional C4 está a la altura de los mejores aros de madera y, toques donde toques, nunca te defraudará. Y por último está nuestra obra maestra, el C5, que es todo lo que un músico plenamente dedicado siempre ha desado, posibilitando las mejores actuaciones y desarrollando un sonido enorme y precioso.

Hecho en Alemania

Disfruta de una garantía de 15 años

Todos los arcos Müsing son diseñados y construidos con el mayor cuidado y dedicación en Würzburg, Alemania. Conseguimos una calidad insuperable usando únicamente los mejores materiales y un proceso de control desarrollado por nosotros, lo cual nos permite ofrecer una garantía de 15 años para la vara y 2 años para la nuez. 

La garantía puede pasar de un usuario a otro sin problema. Las cerdas, entorchado, cuero y ojo paris no están incluidas en la garantía ya que estas son partes que se gastan con el uso.