Garantía de 15 años

Todos los arcos Müsing son creados en Alemania con el máximo cuidado por artesanos perfectamente entrenados y usando únicamente los mejores materiales. Por ese motivo modemos ofrecer una garantía de 15 años en la vara y 2 años en la nuez. 

Esta garantía no se limita al dueño original sino que se trasnfiere a cualquier dueño que pueda tener el arco en el futuro.

Las cerdas, entorchado (montaje), cuero y ojo paris no están incluidas en la garantía ya que estas son partes que se gastan con el uso.

En caso de que tengas alguna incidencia en tu arco Müsing por favor ponte en contacto con la persona que te lo vendió o bien, si eso no es posible, contacta con nosotros directamente.

Empfohlene Saiten und Kolophonium

Die Müsing Bögen haben eine sehr leichte Ansprache sowie ein besonders großes Oberton-Spektrum mit viel Brillanz. Daher sollte man grundsätzlich sehr sparsam mit Kolophonium umgehen und sowieso eher ein härteres, helles Kolophonium wählen. Für die Violine wären das zum Beispiel Arcus #1, Melos Violine hell, Gustav Bernadel, Millant Colophane 2000, Pirastro Gold oder Pirastro Goldflex.

Die Violine ist in der klanglichen Balance bekanntlich ein bisschen empfindlich. Die Müsing-Bögen klingen obertonreicher und brillanter als amerikanische bzw. chinesische Carbonbögen oder Mittelklasse Fernambuk-bögen. Wenn Du Saiten ausgewählt hast, die zu diesen "dumpfen" Bögen passen, klingen die Müsing Bögen möglicherweise erst mal zu hell, scharf, spitz oder eng.

Zusammen mit wärmer klingende Saiten dagegen eröffnen die Müsing-Bögen ein weites Klangspektrum und erzielen einen wunderschönen, ausgeglichenen Klang.

Relativ günstig und warm klingend sind zum Beispiel die Thomastik Spirit, Warchal Karneol, D'Addario Pro Arte oder Corelli Crystal. Besonders empfehlenswert finden wir den mittleren Preissegment mit Thomastik Vision Solo, Larsen Tzigane,  D'Addario Zyex oder Warchal Amber. In der Luxusabteilung finden wir dann noch die Pirastro Evah Pirazzi gold oder die Kaplan Amo.

Glücklicherweise sind die Viola und das Cello klanglich nicht so heikel, so dass Du bei diesen Instrumenten einfach den Obertonreichtum der Müsing-Bögen genießen kannst.

Limpiando la vara

Para evitar que se acumule resina en la vara sólo tienes que limpiarla con un trapo suave después de tocar. En caso de que se haya acumulado cierta cantidad de resina en la vara, humedece el trapo con unas gotas de aceite y limpia la vara con suavidad. 

A continuación puedes retirar la película de aceite con un trapo limpio o bien dejar dicha película en la vara para que no se se acumule la resina y sea más fácil de limpiar en el futuro.

Limpiando las cerdas

Cuando el arco pierde agarre, ha llegado el momento de limpiar las cerdas. Sólo es necesario encerdar el arco cuando un 5-10% de las cerdas se han perdido o bien se han estirado. La resina es una sustancia pegajosa que no sólo proporciona el necesario agarre entre las cuerdas y las cerdas, sino que también acumula todo tipo de suciedad lo cual hace que pierda su función original.

Te recomendamos limpiar las cerdas usando alcohol puro en una toalla de papel, frotando dicho papel las veces que sea necesario hasta que desaparezca casi todo el rastro de resina y las cerdas tengan un aspecto limpio. A continuación puedes peinarlas con suavidad y estarán en perfecto estado de nuevo. Sencillamente añade un poco de resina y ya estarás listo para tocar de nuevo.

Encerdado de un arco Müsing

Para averiguar el grosor de las cerdas, te recomendamos usar el calibre especial Arcus. 

Cuando se han perdido entre el 5 y el 10% de las cerdas o cuando la goma se ha estirado tanto que ya no es posible lograr la tensión necesaria para tocar, ha llegado el momento de hacer un cambio de cerdas. El modo de hacerlo es el mismo que en los arcos tradicionales de madera, con la excepción de que tendrás que usar más cantidad de cerdas aprovechando que la vara es más resistente. Las medidas que recomendamos son 7mm² para violín, 9mm² para viiola y 12mm² para cello.