Garantía de 15 años

Todos los arcos Müsing son creados en Alemania con el máximo cuidado por artesanos perfectamente entrenados y usando únicamente los mejores materiales. Por ese motivo modemos ofrecer una garantía de 15 años en la vara y 2 años en la nuez. 

Esta garantía no se limita al dueño original sino que se trasnfiere a cualquier dueño que pueda tener el arco en el futuro.

Las cerdas, entorchado (montaje), cuero y ojo paris no están incluidas en la garantía ya que estas son partes que se gastan con el uso.

En caso de que tengas alguna incidencia en tu arco Müsing por favor ponte en contacto con la persona que te lo vendió o bien, si eso no es posible, contacta con nosotros directamente.

Cuerdas recomendadas y resina

Los arcos de Müsing son muy sensibles y ofrecen una gama particularmente amplia de armónicos y sin falta de brillo. Esto significa que debes usar tu resina con moderación. También recomendamos resina más liviana y dura, que resaltará el sonido más limpio y bello. Para el violín, esto podría ser Arcus # 1, Melos Violin light, Gustav Bernadel, Millant Colophane 2000, Pirastro Gold o Pirastro Goldflex.

El violín es bastante delicado en su balance de sonido. Como los arcos de Müsing ofrecen más brillo y matices que la mayoría de los otros arcos de carbono y la mayoría de los arcos de pernambuco de bajo a medio precio, es posible que encuentre su conjunto actual de cuerdas para hacer un sonido bastante brillante, tal vez incluso estridente, apretado o nervioso. 

Al cambiar a cuerdas de sonido más cálido, disfrutará del sorprendente espectro de sonido de los arcos de Müsing y logrará un sonido perfectamente equilibrado, rico y potente.

Las cuerdas de sonido cálido más económicas son Thomastik Spirit, Warchal Karneol, D'Addario Pro Arte y Corelli Crystal. Quizás la mejor combinación para tu Müsing sería una cuerda de rango medio como Thomastik Vision Solo, Larsen Tzigane, D'Addario Zyex o Warchal Amber.  

En la primera clase hay, por ejemplo, el oro Pirastro Evah Pirazzi y el Kaplan Amo. Afortunadamente, ni la viola ni el violonchelo son tan delicados en su equilibrio sonoro. Así que disfruta de la riqueza y el brillo que ofrecen los arcos de Müsing. 

Limpiando la vara

Para evitar que se acumule resina en la vara sólo tienes que limpiarla con un trapo suave después de tocar. En caso de que se haya acumulado cierta cantidad de resina en la vara, humedece el trapo con unas gotas de aceite y limpia la vara con suavidad. 

A continuación puedes retirar la película de aceite con un trapo limpio o bien dejar dicha película en la vara para que no se se acumule la resina y sea más fácil de limpiar en el futuro.

Limpiando las cerdas

Cuando el arco pierde agarre, ha llegado el momento de limpiar las cerdas. Sólo es necesario encerdar el arco cuando un 5-10% de las cerdas se han perdido o bien se han estirado. La resina es una sustancia pegajosa que no sólo proporciona el necesario agarre entre las cuerdas y las cerdas, sino que también acumula todo tipo de suciedad lo cual hace que pierda su función original.

Te recomendamos limpiar las cerdas usando alcohol puro en una toalla de papel, frotando dicho papel las veces que sea necesario hasta que desaparezca casi todo el rastro de resina y las cerdas tengan un aspecto limpio. A continuación puedes peinarlas con suavidad y estarán en perfecto estado de nuevo. Sencillamente añade un poco de resina y ya estarás listo para tocar de nuevo.

Encerdado de un arco Müsing

Para averiguar el grosor de las cerdas, te recomendamos usar el calibre especial Arcus. 

Cuando se han perdido entre el 5 y el 10% de las cerdas o cuando la goma se ha estirado tanto que ya no es posible lograr la tensión necesaria para tocar, ha llegado el momento de hacer un cambio de cerdas. El modo de hacerlo es el mismo que en los arcos tradicionales de madera, con la excepción de que tendrás que usar más cantidad de cerdas aprovechando que la vara es más resistente. Las medidas que recomendamos son 7,5 mm² para violín, 9,5 mm² para viiola y 12,5 mm² para cello.